Blog del Canal Mormón

El gran poder de la esperanza

17 de junio de 2016

Hace algunos años vivir la buena vida parecía algo distante para mí, pensé que mis únicos compañeros constantes eran la tristeza, el dolor, la vergüenza y la culpa innecesaria. Durante ese tiempo, mi vida parecía una tormenta y creí que nunca volvería a ver el sol.

No podía creer en las frases: "Todo saldrá bien", "Dios cumple sus promesas", o "Mantén la esperanza”, aunque el deseo de que fueran verdad entretenía   un breve pensamiento de que un milagro podía suceder en mi vida y que iba a encontrar lo que buscaba, y lo que buscaba era la tenue luz de esperanza ya que leí un párrafo en un libro que decía: "La esperanza es el ancla de nuestra alma. La esperanza consiste en confiar en las promesas de Dios, es tener fe en que si obedecemos ahora las bendiciones que anhelamos se cumplirán en el futuro". - James E. Faust

Afortunadamente, siempre he contado con mi familia y amigos, los que me animaban a seguir buscando la luz de la esperanza.

Con el tiempo, fe y paciencia las tormentas se alejan y aunque no la veía, por debajo de “mi tormenta”, estaba esa luz con esperanza. Empecé a ver esa luz al despertar en la mañana, cuando platicaba con una amiga y reímos juntas, ¡hasta al hacer la lista de compras para el supermercado me emocionaba! y así poco a poco me convencí de que estaba viviendo “la buena vida".

Todavía no entiendo completamente lo que es la esperanza, pero sé que la tengo y es muy lindo saber que si mantenemos la esperanza Dios cumple sus promesas, las tormentas se van, y después el sol brillará.

Comentarios